>
Apoyando la construcción del Poder Popular

Category: Comuna Juana Ramirez La Avanzadora

Ministro Jaua entrego financiamientos por más de 60 millones de bolivares a las Comunas

jauacomunidades2630

     Un total de 33 proyectos de diferentes ámbitos fueron financiados a 4 parroquias del Distrito Capital este viernes por el ministro para las Comunas y los Movimientos Sociales, Elías Jaua,  desde la Comuna José Félix Ribas en Antímano.

    Los financiamientos que superaron los 60 millones de bolívares se distribuyeron a nueve consejos comunales, dos comunas, un movimiento social y una empresa de producción social. Además de beneficiar a las zonas del 23 de Enero, Coche, Antímano y el municipio Sucre del estado Miranda.

    El ministro Jaua  destacó que existe “un nuevo nivel de organización, territorial, de poder local y de gobierno local, desde donde se irá perfilando el gobierno desde la comunidades y el autogobierno popular como lo soñó el Comandante Hugo Chávez”.

jauacomunidades4630

    Además, refirió que estos proyectos serán ejecutados por el gobierno del pueblo a través de las comunas, el poder popular y las Empresas de Propiedad Social: “un diseño maravilloso idea de nuestro Comandante Chávez y sustento del Socialismo Bolivariano del siglo XXI”, agregó Jaua.

     Entre los ámbitos que fueron financiados se encontraban: el social, el socioproductivo y el referente a la transformación integral del hábitat; en diferentes actividades económicas como ferretería, herrería, artes y oficios, textil, centro de copiado y charcutería.

    También se financiaron proyectos de saneamiento ambiental como torrenteras, servicios en red (que comprende aguas blancas y servidas) así como de vialidad con la construcción de camineras, muros y puentes.

     Entre las comunas beneficiadas se encuentra la comuna “Juana Ramírez La Avanzadora”, cuyos recursos estarán destinados a la distribución de materiales de ferretería a precios justos en la comunidad.

     En el acto también estuvo presente el Jefe de Gobierno de Distrito Capital, Ernesto Villegas, quien hizo entrega de un financiamiento a la Fundación Salvador Allende, cuyos recursos se estarán invirtiendo en una herrería en la parroquia 23 de Enero de Caracas, siendo su principal fuerte ofrecer a la comunidad mano de obra calificada.

      Otro de los financiamientos correspondió al consejo comunal “Felicia Gómez”, cuyo nombre rinde honor a una anciana que a los 100 años de edad logró graduarse de primaria.

     Este consejo comunal forma parte de la comuna socialista “23 de Enero” y dicho financiamiento se empleará en la elaboración de productos de limpieza con el que se plantea combatir la guerra económica en contra del pueblo.

     Giovanni, vocero de la comuna “José Félix Ribas” de Antímano, mostró parte de los logros de la producción de esta comuna, entre los que se encuentran bolsos escolares, productos de limpieza y sabanas de cama, afirmando que con estos hechos “estamos consolidando lo que es la economía comunal en la comuna José Félix Ribas”.

     Finalmente, Jaua recordó la confianza que tenía el Comandante Chávez y que tiene el Presidente, Nicolás Maduro, en el pueblo y en las comunas  como la “José Félix Ribas”, que  demuestran que el Comandante Chávez no se equivocó en encomendarle al pueblo la construcción del Socialismo en lo concreto.

Cortesía: Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Movimientos Sociales

 

Juana La Avanzadora sigue luchando después de doscientos años.

Comuna-Juana-Ramirez

    Caracas,.En 1813, Juana comandó la unidad de artillería de mujeres en la Batalla del Alto de Los Godos, en Maturín, contra el Ejército realista de Domingo Monteverde. Cuentan que en pleno combate tomó la espada de un soldado muerto y avanzó contra los españoles, con lo que resultó triunfante la causa independentista.

     Doscientos años después, las mujeres que caminan por las calles de Antímano, en Caracas, andan en la misma lucha, la de independizarse, ser libres. No pelean ya contra el dominio español, pero sí contra muchas de sus consecuencias: la pobreza y la pérdida de su identidad, por ejemplo. Para eso se organizaron en comuna, tras el llamado que Hugo Chávez realizara en junio de 2009, y decidieron llevar el nombre de la revolucionaria venezolana.

    “La comuna debe su nombre a la heroína oriental, quien luchó por nuestra libertad en la época de Monteverde. Se la llama La Avanzadora porque siempre avanzaba en cada contienda que se le presentaba. Nos identificamos plenamente con esta heroína, porque es una mujer. La mujer venezolana es luchadora, somos de las que cuando tenemos un compromiso lo llevamos a un buen resultado”, dice Elizabeth López, vocera de esa organización.

Comuna Juana Ramirez 1    El barrio se expande sobre los cerros del oeste de Caracas. Sus casas, pequeñas, de colores y ensimismadas, se trepan sobre las colinas. El camino va perdiendo anchura mientras más alto se avance; de tal forma que, en la cima, los carros tienen que realizar maniobras de equilibrio para poder continuar. Por momentos, de un lado sólo hay precipicio; del otro ya se elevan las viviendas y escaleras.

    Luego de innumerables curvas, se llega a la casa del consejo comunal “Las Barras y Párate Bueno”, que también funciona como espacio de encuentro para la comuna. Allí se dan clases de danza, de educación y música; además, funcionan dos proyectos productivos: la panadería y alimentos en conserva.

    López tiene enraizada la organización comunal en su pensamiento casi mecánicamente. Cuando le preguntan dónde vive una persona, no te nombra el sector del barrio sino el consejo comunal donde habita.

SONY DSC    También puede enumerar cada uno de los trece consejos comunales que conforman la comuna sin leer ni dudar de ninguno: “El Fraile Parte Baja”, “Unidos por Parate Bueno”, “Río Crespo”, “Conapun”, “Unidos por Nuestra Comunidad”, “El Depano”, “Rincón de México”, “Simón Rodríguez”, “Toromayma”, “La Batea”, “Vencedores Unidos La Morocha”, “Las Barras y Párate Bueno”.

    “Tú puedes pasearte por los trece consejos comunales y verás en todos alguna obra del gobierno. En la comuna no hay rincón que no haya sido tocado por la revolución. Si no tienes una obra de infraestructura, tienes un comedor, o tienes unas Madres del Barrio que están disfrutando ese beneficio. Y no es sólo el ABC (arena, bloque, cemento), sino también la parte cultural. Tú vas a los espacios y vas a ver un grupito por acá practicando fútbol o básquet, una canchita, un aro”, cuenta Elizabeth.

    Pero, para eso, fue necesario un trabajo arduo entre los habitantes de la comunidad: reuniones, discusiones, talleres y práctica, mucha práctica.

    “El mismo proceso ha hecho que nosotros tengamos que educarnos obligatoriamente. Dentro de ese aprendizaje está la parte organizativa, hemos aprendido que si no estamos organizados, si no sabemos cuál es el objetivo, no vamos a poder hacer nada nunca porque vamos a estar todos dispersos”, explica Inés Torres, otra de las voceras.

Comuna Juana Ramirez 7     Y Elizabeth agrega: “Aún falta mayor crecimiento y entendimiento en cuanto a la política. Pienso que las críticas son normales para una sociedad que durante tanto tiempo estuvo excluida, y es ahora cuando se le da la oportunidad de participar. Pero no tiene las herramientas suficientes para entender todo este proceso pues sencillamente opta por lo que culturalmente siempre ha tenido, que es insultar, desvalorizar”.

    Es que la transformación no sólo debe ser en el ámbito material; en las prácticas culturales, simbólicas, cotidianas, es donde más perduran las consecuencias del capitalismo, opinan ambas mujeres.

    “La problemática no se va a curar nada más con cemento y cabilla, sino que hay que crear el hombre y la mujer nueva, con nuevos valores, los de compartir. El único transformador del ser humano verdaderamente es la cultura”, asevera Inés.                                                           …

SONY DSC

Inés Torres es vocera, profesora de danza y encargada de la parte cultural de la comuna. Deja ver sus canas sin vergüenza, tiene puesto un collar con una piedra blanca entrelazada y una franelilla con un estampado que combina colores en espiral.

    Su trabajo se centra en la cultura tradicional venezolana. “Porque esa es mi raíz, mi sangre. Cuando oigo algo de aquí, de Venezuela, lo siento dentro de mi corazón. Adentro”, dice Inés.

     Los sábados, las niñas de los distintos consejos comunales que dan vida a “Juana Ramírez” empiezan a llegar antes de las 9 de la mañana. Se forman en fila detrás de la puerta de la casa comunal y saludan a la profesora una por una. Son catorce en total, con edades entre los 6 y 12 años. Hablan entre ellas, se ríen, se dispersan, pero esperan atentas a que empiecen a sonar las cornetas.

SONY DSC    “Uno de los objetivos principales es que ellos aprendan valores comunitarios, aprendan disciplina, aprendan responsabilidades, aprendan a compartir en equipo, aprendan a ser –a veces- líderes y –otras veces- a ceder y que puedan ser líderes otros”, explica Torres.

    Durante más de dos horas, bailarán salsa, culebra de Ipure, calipso, joropo, gaita de tambora, tambor veleño y tambores de San Millán. Se formarán en rueda o en hilera, dependiendo del ritmo. Si suena calipso, una por vez pasa al frente a mostrar los movimientos aprendidos; si es momento de tambores, la atención está puesta en el centro del círculo; con el joropo se dividen en parejas.

    Al finalizar la clase, llega el momento del refrigerio, un jugo grande para compartir y pan con jamón. Antes de despedirse, la profesora les recuerda que, para el próximo encuentro, tienen que llevar agua para hidratarse y un palo para practicar el meneo de caderas. “Es su responsabilidad”, les dice.

    El taller responde a una de las preocupaciones de la comuna. A los niños de la ciudad les llega un bombardeo de expresiones culturales extranjeras a través de la radio, la televisión e internet, pero permanecen sin conocer lo propio, lo de su país.

SONY DSC

“La cultura es todo, pero yo conozco la mía, la de mi país; y de ahí me impulso para conocer las demás culturas, porque a mí me gusta el ballet, a mí me gusta Bach, Beethoven, Mozart, Tchaikovski, son músicas enervantes, maravillosas, que me nutren, alimentan el alma. Pero primero zapateo mi joropo, tac tac tac, tac tac tac, tac tac tac. Lo mío, lo que yo siento en mi sangre, lo que siento en mis venas”, expresa Inés con la voz entrecortada y los ojos húmedos.

    Elizabeth López interrumpe la conversación para darle tiempo a la profesora a que se reponga. Cuenta que la comuna podría hacer un trabajo más efectivo si Inés Torres, como responsable del área cultural, recibiera un incentivo monetario que le permitiera cubrir sus gastos.

    “Queremos nuestra tierra, pero por qué no hemos logrado los cambios radicales, porque no hemos llegado a la transustanciación. Ese es el motivo por el cual la comuna “Juana Ramirez” busca trabajar la cultura, para llegar al sentimiento, al alma, al espíritu de cada niño, de cada niña. Cuando algo te toca, te mueve, y cuando te mueve de alguna forma, te transforma. Así vamos”, explicó Elizabeth.

    Su compañera agrega: “eso es lo que quiero, que todo el mundo sienta su tierra, porque quién nos da alimentos sino nuestra tierra. Yo tiro una semilla y nace una mata, que me alimenta, que me da vida. Yo respiro el aire de mi Venezuela, yo recibo el sol de mi Venezuela, yo piso esta tierra que me vio nacer. Esta tierra me ama tanto que me tiene parada sobre ella”, ratifica Inés.

                                                                  …

Comuna Juana Ramirez 3

Edgar Polanco es Licenciado en Educación Integral, recibido de la Misión Sucre, creada por el gobierno venezolano en 2003, mientras en el país “el sistema político estaba bien convulsionado, estábamos saliendo de un paro petrolero espantoso, un golpe de estado. Entonces, el comandante dijo ‘vamos a poner a trabajar a esos bachilleres vacantes que no están haciendo nada’”, cuenta Edgar.

    Polanco se pasa casi todo el día dando clases; o en la Escuela Básica Nacional “17 de Diciembre”, que se encuentra en el mismo Antímano, o en la comuna “Juana Ramírez”. Interesado en el bienestar de los niños de su comunidad, comenzó a dar talleres de cuentacuentos en los espacios comunales.

    “Dentro de mi experiencia como docente”, dice Edgar, “una de mis mayores preocupaciones en cuanto a los niños era crearles el hábito de leer. Había muchas debilidades en cuanto a los niños, pasaban de grado pero no sabían leer, o por lo menos no se apropiaban bien de la lectura”.

Comuna Juana Ramirez 4

Cuando se encontraban, cada domingo, el profe preguntaba si durante la semana habían realizado la actividad ‘lleva tu cuento a casa y léelo en familia’. Muchos chamos respondían que no, que la mamá no se los había leído; así, Edgar descubrió que algunos mayores no sabían leer.

    “Entonces instalé Robinson”, dice Polanco, en referencia a la Misión que busca que las personas puedan completar su educación básica. Empezó a trabajar con cuatro alumnas y terminó dando clases a 16 estudiantes, quienes tienen entre 17 y 66 años y son, casi en su totalidad, mujeres. En sólo doce meses “sacaron su sexto año”, cuenta –orgulloso- el profesor, y agrega: “lo logré con ellos”.

    Pero no se quedaron ahí, “siguieron con la necesidad, ‘ahora qué hacemos’, quisieron seguir porque hay mucho entusiasmo”, señala el docente. Actualmente van por la Misión Rivas, para lograr el bachillerato.

SONY DSC

Así las cosas, los talleres de cuentacuentos se cambiaron por nivelación escolar para los más chicos. “Igualito, no dejo de leerles”, aclara Edgar, quien no quiso dar tareas dirigidas porque “es como hacer el trabajo que les corresponde a los padres con los hijos en la casa”, reflexiona.

    Una de las prácticas naturalizadas que cuestionan en “Juana Ramírez” es la apatía de los hombres en la formación de los más pequeños de la familia, tarea que sólo recae en las madres. “Hay que hacer hincapié en involucrar al padre, al papá, porque muchas veces es la mamá, mamá, mamá, mamá”, explica Eneida Camacho, vocera del consejo comunal “El Depano”, integrante de la comuna.

     De esta forma, el ciclo educativo garantizado por el Estado está completo. Las Misiones Robinson, Rivas y Sucre, creadas por Hugo Chávez, cumplen su función en la comuna “La Avanzadora”.

    “Un maestro más ejemplarizante como el comandante, ninguno. Porque en todo momento nos sacaba un libro. Nos decía lean, nos motivaba”, define Edgar Polanco.

                                                                   

Comuna Juana Ramirez 5

Cuando la comuna decidió hacer una Empresa de Propiedad Social, primó la necesidad. La carencia de fábricas de pan en esta parte alta del cerro fue la razón para decidir construir una panadería. La misma se edificó en la segunda planta de la sede del consejo comunal “La Barras y Parate Bueno”. Para logarla, accedieron a préstamos del Fondo de Desarrollo Microfinanciero (Fondemi), y del Consejo Federal de Gobierno.

    “Actualmente estamos dos personas trabajando; la panadera, que es esta servidora” –dice Elizabeth López, señalándose –  “y la otra productora que atiende el despacho y colabora con todo lo demás”. Pero también hay otros que ayudan, como los que mantienen el suministro de agua (que, a veces, tarda veinte días en llegar) o los que arreglan las máquinas.

    Producen todo tipo de pan y pastelería como canillas, palmeritas, golfeados y dulces. También venden otros tipos de alimentos y refrescos. Las comuneras reclaman mayor acceso a los productos de empresas nacionales. “No puede ser que si Lácteos Los Andes es nuestro, yo tenga que vender Coca Cola”, reflexiona López.

    Con las ganancias se le paga el sueldo a Pastora, la otra productora de la panadería, se deja un Fondo de Mantenimiento Productivo, como determina la Ley Orgánica del Sistema Económico Comunal, y se compran los suministros para una nueva producción. Además, de allí sale la logística para las niñas de danza, para los alumnos de los distintos espacios de formación y para las reuniones.

     Otro de los proyectos productivos es la elaboración de alimentos en conserva, como la mayonesa. Teresa Linares, principal fabricante de estas salsas, cuenta que: “La compañera Inés Torres fue la que empezó con otra señora a elaborar. Una llevaba los huevos, otra el aceite, la otra conseguía los envases, los esterilizábamos; comenzamos así. Después me metí y al final me dejaron solas todas estas huevonas”, explica entre carcajadas propias y ajenas.

     También hicieron huertos organopónicos, donde siembran el cilantro para la salsa de ajo; además de otros cultivos, como tomate, pimentón y lechuga.

Comuna Juana Ramirez 10

Tanto la mayonesa como la salsa de ajo, vienen con sus etiquetas en las que se ve la figura de Juana Ramírez y una frase que la recuerda: “Mujer valerosa que luchó incansablemente por la independencia venezolana. Juana se destacó por su pasión patriótica, su deseo por la libertad y su entrega a la lucha independentista”.

     De esta forma, como hace doscientos años, “Juana Ramírez” sigue avanzando.

    “Esto es maravilloso, aquí se conglomeran todos los líderes comunitarios que somos capaces de impulsar y de darle vida al poder popular. Pero todavía no somos poder popular, lo seremos cuando seamos capaces de transformar este estado burocrático, que es el que enlentece todo el proceso”, sintetiza Elizabeth.

    “Si no hacemos un cambio total del sistema capitalista a un sistema más adaptado y más acorde con nuestra vida natural, con la vida que hacían nuestros indígenas, el ser humano se extingue. Y qué le voy a dejar yo a mis nietos y a mis bisnietos y a toda la generación que viene. Yo quiero dejarles un mundo mejor, y ese mundo se lo puedo dejar a través del socialismo, a través de la comuna y de la transformación de Venezuela. Y de Venezuela para el mundo entero”, concluye Inés Torres.

SONY DSC

Comuna Juana Ramirez 6

Comuna Juana Ramirez 9

 

Gran Misión Barrio Nuevo Barrio Tricolor comprometida con las comunidades

fundacaracas

    Caracas, 02 Oct. Los esfuerzos por brindarle al pueblo venezolano, bienestar social y una mejor calidad de vida, continúan avanzando mediante la transferencia de recursos para la construcción del Estado Comunal, ideado por el Comandante Eterno, Hugo Chávez, creador e impulsor del plan social Barrio Nuevo Barrio Tricolor.

Mujeres y hombres luchadores de la patria nueva, se encuentran comprometidos en mejorar cada uno de los sectores y hábitat, es por ello que desde hace tres semanas en una alianza con la Dirección de Obra de la Alcaldía de Caracas y la Fundación Caracas (Fundacaracas), están entregando a los Consejos Comunales sacos de cemento para la culminación de las obras.

2.880 bultos de cemento, se han entregado a 29 Consejos Comunales, pertenecientes a las 22 parroquias del Municipio Bolivariano Libertador en tres semanas, además de 56 metros cúbicos de concreto pre- mezclado para la culminación de las diferentes obras que se están culminando en cada una de las comunidades.

Hendi Méndez, representante del Consejo Comunal Rincón de México de la Comuna Juana Ramírez la Avanzadora, señaló: “el Alcalde, Jorge Rodríguez nos aprobó el proyecto de la caminería en nuestra comunidad y hoy estamos retirando una donación de 50 sacos de cemento, para continuar con el avance de la obra, mediante el apoyo de la GMBNBT que se está desarrollando en todo el corredor El Junquito – Carapita, esto se da gracias a la comunidad organizada y el aporte de los entes del Estado”.

Méndez, informó que con esta caminería se van a beneficiar 87 familias y todos los que trabajan en estos proyectos son residentes del mismo sector.

Por su parte, María Castañeda, representante del Consejo Comunal La Comunidad que Queremos, de la parroquia Antímano, puntualizó que en la localidad están realizando tres muros de contención y con el donativo se va a concluir la obra y el restante va hacer utilizado en otro proyecto, beneficiando a 50 familias directa e indirectamente.

Se plantea que estos operativos se realicen semanalmente, entregando a las comunidades entre dos y tres gandolas de cemento, que se dan a los consejos comunales en calidad de donación, por parte de la Alcaldía de Caracas para el buen vivir del pueblo.

Cortesía: FundaCaracas

Comuneros de Antímano comparten su experiencia de organización con estudiantes de Brasil

SONY DSC

01/08/2014 |La comuna Juana Ramírez la Avanzadora está situada en la parroquia de Antímano, en Caracas. Desde su sede, situada en callejón angosto, del cual se desprenden más callejones y escaleras hacia arriba y abajo, se puede ver el territorio donde hace vida: un cerro grande, donde las casas se multiplican, superponen, y las chapas de los techos brillan cuando cae la tarde.

SONY DSCUna de sus voceras es Elizabeth López. Está a esa hora en la sede de la casa comunal, de pie, rodeada de mucha gente: comuneros, sobre todo comuneras, y un grupo invitado: brasileros y brasileras que han venido desde varias universidades de su país. Son 31, entre alumnos y profesores. También se encuentra presente el viceministro del Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Movimientos Sociales, Alexis Toledo.

SONY DSCElizabeth explica que la comuna está conformada por 13 consejos comunales, que en su ámbito de acción viven 16 mil 870 personas, cuenta la historia de Juana Ramírez, “una heroína que participó en las contiendas independentistas de Venezuela”. Habla también del rol de las mujeres en la construcción comunal, de cómo se organizan, participan, de lo que han alcanzado.

“Juana Ramírez la Avanzadora fue una luchadora por la independencia, pero no lo logramos, por eso llamamos a Hugo Chávez nuestro segundo Libertador, pero seremos totalmente libres cuando seamos soberanos, si la comuna no es productiva no es comuna”, concluye. Los jóvenes de Brasil escuchan. Uno se para, toma la palabra y explica la importancia que tiene para ellos estar allí, “la sed de conocimiento”, y “el ocultamiento que realizan los medios de comunicación”. La guerra mediática.

Luego el grupo se separa, y antes aclara: “Elizabeth no es la comuna, el día que se vea a una sola persona responsable entonces es que seguiremos siendo el modelo representativo de la IV República, y nosotros queremos ser participativos”. Los brasileros escuchan, tal vez no sepan la historia de la IV República, pero comprenden.

El grupo mayoritario se reúne con la vocera de cultura de la comuna. Explica acerca del espacio de danzas que han montado, de las clases de percusión y de guitarra que están dando para la comunidad, de la importancia de las actividades para los jóvenes.

SONY DSCMientras tanto hay conversaciones entre dos personas, o más, sobre diferentes ejes. En una mesa, una comunera le explica a un joven estudiante brasilero acerca de las políticas de vivienda que han impulsado en la comuna: le cuenta de la autogestión, de la participación de los adjudicados en la construcción de sus viviendas. El joven escucha, anota, graba, vuelve a preguntar.

SONY DSC“Queremos llevarnos este conocimiento a Brasil, para aprender sobre nuestro país vecino Venezuela, pensando en la integración regional que no es solo comercial sino de solidaridad, de compartir valores”, afirma Regiane Nitsch Bressan, profesora de la Universidad Federal de San Pablo. Y se detiene en los valores. Eso le llama mucho la atención, explica. “Los valores bolivarianos”, principalmente el de la solidaridad.

“Acá, con el chavismo, la gente está mucho más unida, organizada, y tiene el apoyo del Estado”, analiza. Y piensa en los barrios de Brasil. Las diferencias de realidad política, organizativa. Por eso en parte vienen. Y escuchan, preguntan y vuelven a preguntar. Porque hay en las comunas un avance popular que no existe en otros países y que, piensan, debería estar sucediendo.

SONY DSCPara finalizar el recorrido suben hasta la terraza de la sala comunal. Ahí conocen la panadería de la comuna, una Empresa de Propiedad Social (EPS). No es la única: también funciona en “Juana Ramírez la Avanzadora” una empresa colectiva de producción de alimentos en conserva -mayonesas, salsas, mermeladas.

SONY DSC“La EPS nació por autogestión, cada uno llevaba un producto, recogíamos envases, los desinfectábamos, una compañera prestaba su casa para que funcione la empresa. Luego recibimos el financiamiento y pudimos poner el local”, cuenta Elizabeth. Y que ahora está parado el local por problemas de infraestructura pero igual siguen produciendo. Mientras cuenta, los visitantes prueban lo que se produce en la panadería.

Antes de terminar la visita, Elizabeth subraya la importancia de la construcción del poder popular, “de la inversión de las pirámides”, donde primero están las asambleas de ciudadanos y ciudadanas que le marcan el rumbo a los consejos comunales, y estos a su vez a la comuna. “Si los consejos comunales no crecen la comuna no es nada”, afirma.

SONY DSCSONY DSCCuando los brasileros y brasileras se retiran ya los techos casi no brillan. La tarde da de a poco y casi exclusivamente del otro lado, sobre el cerro que no está habitado, donde el verde contrasta con el barrio, con la historia del pueblo que se transforma. Desde abajo hacia los costados, hacia arriba, hacia el continente latinoamericano que viene a aprender.

Texto: Marco Teruggi

Fotos: Milangela Galea

Antímano fabrica su mayonesa

21/06/11.- En la casa de Inés Torres, ubicada en la calle El Naranjal del casco histórico de Antímano, un día a la semana se reúnen Beatriz Gutiérrez, Wanda López y Yairin Cartajena para fabricar mayonesa y salsas de ajo y tocineta como parte del proyecto socioproductivo de autogestión de la Comuna en construcción Juana Ramírez La Avanzadora.

La iniciativa de hacer mayonesa y salsas se inició en julio del año pasado, cuando en asamblea planificaron la realización de una feria para dar a conocer los productos elaborados en la comunidad. Decidieron realizar mayonesas caseras y salsas de ajo con autogestión, cuenta Elizabeth López, vocera del Consejo Comunal Las Barras Parate Bueno.

Huevos, vinagre, sal y aceite son los ingredientes que necesitan para fabricar una mayonesa.

Inés Torres explica que para hacer una mayonesa de 500 gramos lo primero que hacen es colocar en la licuadora los dos huevos, tres cucharaditas de vinagre y media cucharadita de sal. Se empieza a mezclar y poco a poco agregan las dos tazas de aceite.

Entretanto, Wanda López aprende a realizar la salsa de ajo con Yairin Cartanajena, quien desde el mes de diciembre ayuda a Inés en los trabajos. Efectúan el procedimiento de la mayonesa y le agregan el ajo y el cilantro.

Por su parte, Beatriz Gutiérrez, vocera del Consejo Comunal Simón Rodríguez que participa en el proyecto desde el mes de marzo, lava y pica la tocineta para hacer la salsa. Explica que utilizan los ingredientes de la mayonesa y sólo le agregan tres cucharadas rasas de tocineta, previamente cocida.

Una vez hervidos los frascos de vidrio que recolectan en la comunidad para reusarlos comienzan a vaciar la mayonesa lista frasco por frasco.

“Fabricamos frasco por frasco debido a que no contamos con los espacios necesarios para su almacenamiento”, explica Torres, mientras prepara el producto.

PROYECTO COMUNAL

La propuesta se efectúa como parte de la autogestión comunitaria que establece la Ley Orgánica de las Comunas. Elizabeth López sostiene que no ha sido fácil, pero tampoco imposible y con dinero de su bolsillo los voceros de los 14 consejos comunales que la conforman ejecutan el proyecto.

Con el paso de los meses, con el dinero obtenido por las ventas han adquirido implementos como licuadora, tazas de medidas, y también compran los ingredientes y algunos frascos para envasar. Además, realizaron las etiquetas para identificar los productos.

PRODUCTOS A BAJO COSTO

Con el fin de llevarles alimentos de buena calidad y a bajo costo, la asamblea comunal decidió que la mayonesa que consiguen regularmente entre 11 y 12 bolívares fuertes sea vendida a BsF 8. Entre tanto la tártara y las salsas de ajo y de tocineta tienen un precio de BsF 17, a diferencia del mercado capitalista que según dicen ellas la vende en BsF 45.

Actualmente, tienen a prueba la mermelada de mango que será vendida a BsF 15, cinco bolívares menos que los comercios.

Estos productos puede ser adquiridos a través de los voceros comunales y en casa de Inés Torres.

“Con el sello hecho en socialismo buscamos darles productos de calidad a nuestros vecinos y garantizarles alimentos cerca de sus casas”, agrega Elizabeth López.

__________________

Financiamiento aprobado

El Gobierno del Distrito Capital le aprobó a la Comuna Juana Ramírez La Avanzadora 650 mil bolívares fuertes, como parte del programa Capital Semilla que promueve la ejecución de los proyectos socioproductivos de las comunidades organizadas.

Elizabeth López, vocera de la comuna, explica que los recursos serán utilizados para la adquisición de una vivienda en el casco histórico de Antímano, debido a que en las partes altas el servicio de agua presenta fallas por lo que no es continuo.

Informó que la casa será acondicionada para colocar en planta baja la fabrica artesanal de mayonesa y salsas Juana Ramírez La Avanzadora. López explica que cuando tengan la fábrica podrán contratar personal, ya que actualmente realizan el trabajo de forma voluntaria. El personal será seleccionado por los 14 consejos comunales que forman el eje de la comuna.

Asimismo, adquirirán herramientas para aumentar la cantidad de salsas que se realizan y buscan el contacto con Mercal para obtener al mayor el aceite y demás ingredientes.

Sostiene que una vez que consoliden la fábrica de salsas, comenzarán con el proyecto de realización de jabones artesanales para continuar con la consolidación de los proyectos socioproductivos de la zona.

Cortesia de: Aporrea.org